Venimos de tiempos complicados y las experiencias vividas han motivado que muchos se hayan planteado el iniciar o proseguir estudios universitarios de manera virtual o semipresencial. Aquí una de las dudas que me han trasladado en alguna ocasión ha sido con referencia a precisamente dónde estudiar un grado en psicología que cumpla estas características.

 

El verano es el momento idóneo para desconectar, reconectar, reponer fuerzas, reencontrarse con familiares y amigos…y a su vez es un  tiempo de cambio, de descubrimientos, de establecer prioridades y lanzarse a nuevos proyectos. Personalmente considero que es una oportunidad para situarme. Suelo seleccionar acciones formativas para reciclarme o mejorar mis competencias de cara a mi desempeño profesional que considero no deja de evolucionar nunca. Y como yo tanta gente.
Estos últimos meses han puesto del revés nuestras vidas. La importancia y necesidad de nuestra profesión, especialmente en determinadas áreas, ha supuesto una oportunidad para que muchos decidan dedicar su tiempo a mejorar la vida de otros y es que la psicología contiene esa chispa que mueve vocaciones y voluntades.

Son décadas las que han transcurrido desde que obtuviera mi título, allá por 1998, y los planes de estudios no nos dejaban muchas opciones en cuanto a centros o modalidades. En mi caso tuve que cambiar de provincia, irme de mi casa y pasar cinco años yendo a clase mañana y tarde. Fueron buenos tiempos pero con poco margen para el cambio, extracurriculares, trabajos complementarios… Hoy en día con los avances tecnológicos y las posibilidades online no existen límites ni físicos ni temporales. Y precisamente la oportunidad de concilliar, de adaptar y personalizar el ritmo de aprendizaje es uno de los puntos fuertes que la Universidad Isabel I promueve de cara a la oferta de esta titulación.
¿Otras ventajas? Además de las ya mencionadas, estudiar en este centro supone contar con acceso directo al Máster en Psicología General Sanitaria. Para los que desconozcáis la situación legal del ejercicio de la psicología en el ámbito de la salud, os comento que es requisito necesario cursar este máster de cara a obtener la habilitación necesaria, y no siempre es fácil obtener plaza debido precisamente a los cupos de plazas limitados.

Respecto al resto de áreas, la psicología abarca campos tan diversos como la educación, la intervención clínica, los recursos humanos, psicólogos en instituciones jurídico forenses, intervención social dentro del ámbito de menores, familias o discapacidad, el deporte…Con el formato online o semipresencial actualmente no existe una diferencia respecto a las clases presenciales en la cantidad o calidad del contenido. Este es uno de los mitos que me gustaría desterrar. De hecho, el marco normativo es exactamente el mismo de manera que se mantienen los itinerarios formativos más habituales de cara a la especialización por la que cada uno vaya a optar.
En mi caso me decanté por la intervención social y no puedo ser más feliz…

Uno de los aspectos que muchos valoráis y que os genera dudas es el tema prácticas, y es comprensible. No siempre es una opción cuando decides cursar esta modalidad online, o bien son prácticas-teóricas que al final no te dan la oportunidad de desarrollar las competencias que has ido adquiriendo ni aprender sobre el terreno. Y aquí es donde prima la calidad dado que en este grado que os comento existen convenios para realizar prácticas especializadas, tanto a nivel nacional como internacional, donde el estudiante va a tomar un rol totalmente activo.

Desde mi propia experiencia puedo deciros que es fundamental contar con esta opción. Marca la diferencia a la hora de adquirir esa confianza, de conocer la realidad, de valorar tus propias aptitudes y de buscar aquéllo que cuadre con vuestra formación, interés y deseo de realización.
Por último, otro tipo de dudas que pueden surgir son las relacionadas con el factor humano. Y es que debemos diferenciar mucho lo que eran las clases a distancia de las clases virtuales. Hemos descubierto infinitas maneras de mantenernos en contacto, cara a cara a través de las pantallas, de la mensajería y preservar de alguna manera esa interacción que debido a la distancia no podemos mantener. Con el tiempo se generan sinergias, grupos, relaciones de compañerismo que nada tienen que envidiar.

Si deseáis ahondar en este interesantísimo mundo y descubrir más acerca de la mente y el comportamiento humanos no lo dudéis. Tenéis muchísimas opciones que barajar, por las que decantaros, y ya sabéis, si tenéis alguna duda podéis preguntarme, ¡como siempre!

¿Tenéis experiencias con este tipo de estudios? Me encantaría conocerlas.

 1,561 total views,  19 views today