Hoy os presento un proyecto super interesante al tiempo que necesario, que nace de la motivación de dos maestros de educación especial, Jennifer y Pablo. Persiguen convertirse en un referente deportivo para la discapacidad física en Cantabria a través de la creación de un Club de Baloncesto en Silla de Ruedas (BSR)

Esta pareja de maestros de educación especial, que trabaja en Cantabria, ha creado un Club de Baloncesto en Silla de Ruedas (BSR) este mismo año  dirigido a personas con discapacidad física. Además Pablo es jugador de esta disciplina, con la posición de minimal-hándicap (jugadores sin discapacidad, pero que cumplen los requisitos para realizar deporte en silla porque debido a sus lesiones ni deben ni pueden practicar deportes a pie). Cuenta con un amplio recorrido en equipos nacionales de Burgos, Valladolid y Vitoria.

 

El proyecto

Este proyecto cuenta con dos objetivos principales.

Por un lado la creación de una escuela de deporte adaptado. “Es uno de nuestros puntos fuertes, queremos dar charlas de sensibilización en centros escolares y poder detectar casos que puedan unirse a nuestro proyecto” -Explica Pablo. Además, en esta escuela podrán participar un porcentaje limitado de personas sin discapacidad, de esta manera estaremos abriendo las puertas a la inclusión. “Queremos enseñar que la práctica deportiva para estos niños/as, solo requiere pequeños cambios o adaptaciones” -Apunta Jennifer.

Por otro lado, dirigida a personas adultas con discapacidad física, la creación de un equipo de baloncesto en silla de ruedas a nivel nacional. Persiguen buscar oportunidades a personas adultas con discapacidad física, bien para realizar un mantenimiento físico o convertirse en deportistas de altura.

¿En qué consiste el BSR?

El baloncesto en silla de ruedas es uno de los deportes más populares del programa paralímpico. Comenzó a implantarse para rehabilitar a los soldados estadounidenses heridos durante la II Guerra Mundial, pero su popularidad se extendió rápidamente por todo el mundo. En la actualidad, se practica en más de 80 países.
Las reglas del baloncesto en silla de ruedas son prácticamente las mismas que las de la modalidad de a pie. La cancha tiene las mismas medidas, las canastas están a igual altura y el sistema de puntuación es idéntico: dos tantos para las canastas logradas durante el juego, uno por cada tiro libre anotado y tres para los balones encestados desde más de 6,75 metros de distancia. La única diferencia consiste en que los jugadores deben botar o pasar la pelota después de empujar la silla dos veces y no existen dobles. En el baloncesto en silla de ruedas los equipos también constan de doce jugadores, con un máximo de cinco en pista. A cada deportista se le asigna una puntuación entre el 1.0 y el 4.5, según su menor o mayorhabilidad funcional. Durante el juego, la suma de los puntos de los cinco jugadores en pista no puede exceder de 14.

Baloncesto en silla de ruedas

Cómo podemos colaborar

Para poder disfrutar de este sueño tan especial y poder disfrutar de este Club Deportivo hecho realidad, están buscando financiación a través del crowdfunding, patrocinios y donaciones, y recuerdan que existen beneficios fiscales tales como una desgravación del 40% Los inicios siempre son complicados, y las inversiones iniciales elevadas. Las sillas de ruedas adaptadas a las necesidades de cada jugador oscilan entre 1700 y 6000 €. Gracias al convenio con el CD El Cid Burgos que les han donado 5 sillas están más cerca de su objetivo, pero aún queda mucho trabajo que realizar.

Quieren recaudar fondos para poder dar una respuesta a la necesidad que existe en Cantabria de ofrecer estas disciplinas y poder ofrecer cuanto antes estas opciones a las personas con discapacidad física. Actualmente las únicas comunidades que no cuentan con equipo de baloncesto en silla de ruedas son Navarra, La Rioja y Cantabria.

Como anécdota, su imagen se basa en un duende de los más conocidos de la mitología cántabra: el Trastolillo. Muy juguetón, cojea de la pierna derecha debido a una caída descendiendo por la chimenea de un hogar. Es una manera de mantener la esencia de la comunidad y exportarla fuera de la misma.

Se puede colaborar mediante microdonaciones a partir de la plataforma Teaming por 1 € al mes o realizar aportaciones bien mensuales bien esporádicas a través de Okpal

También se plantean todo tipo de colaboraciones, patrocinios, etc…

Podéis seguirlos en Instagram (@bsrcantabria) y Facebook (@BSRCANTABRI)

 

 

 

423 total views, 10 views today