Solo hay que verme la piel, tanto de la cara como del cuerpo, y a Rodrigo su incipiente dermatitis.

Ayer, en uno de mis momentos de mirarme en el espejo de mano con resignación, mi marido me sorprendía con un paquete: un pedido que acababa de llegar por mensajería. Y es que este hombre está en todo. Se trataba de un pack de cremas Weleda, para Rodrigo y para mi: “cariño, te he comprado unas cremas que he leído son son los mejores productos de cosmética sostenible, que no le falte nada a mi churri” Ya sabéis como es.

Os cuento porque no no tiene desperdicio.
 

Una para Rodrigo y otra para mi.
 
La pierna de la escayola está muy perjudicada, sobre todo por las rozaduras, además, ya he comentado alguna vez que tengo la piel muy sensible y he de tener especial cuidado con los productos que utilizo. Todo debe ser lo más natural posible.
 

Con Rodri hemos comenzado a probarla en el culete por el tema del pañal y en el cuerpo y la verdad es que apunta fenomenal. No puedo dejar de pensar en la cantidad de productos que hemos ido probando a lo largo de este camino de maternidad diversa. Y siempre descubro algo nuevo que me lleva a pensar en ojalá alguien me hubiera hablado de este tipo de productos esenciales para el cuidado del recién nacido  que en nuestro caso seguimos utilizando. Ser madre primeriza y de un niño con estas características no ha sido un camino fácil.
 

No hay que perder de vista que nuestros hijos aunque crecen siguen necesitando hidratarse y determinados cuidados; parece que conforme se hacen mayores o pasan de cierta edad ya no necesitan ese cuidado extra y es todo un error. Como madre de un niño con discapacidad y otro con psoriasis sé muy bien lo que es estar constantemente pendiente de cualquier roncha, escamación, rojez…
 

Uno de los errores más comunes que he cometido como madre es no asesorarme. Pero no tiene sentido echar la vista atrás, ¿no creéis? Afortunadamente cada vez existen más productos que apuestan por lo natural que al final es lo que buscamos y necesitamos. Yo os recomiendo leer mucho, preguntad a los profesionales, comparad y echad mano siempre que podáis a las pequeñas muestras que para eso están! Igual de importante es que coman bien, hagan ejercicio, estén aseados como que su piel esté cuidada.
 

¿Qué cremas utilizáis en vuestros hijos? De hecho, ¿utilizáis en los que ya no son bebés?

 

 1,398 total views,  4 views today