“Mamá, ¿el esquí pueden practicarlo personas con discapacidad? ¿Podemos ir a la nieve alguna vez?” Y así me suelta estas preguntas mi hija, sin anestesia.

Todo tiene un contexto y un porqué, y es que, con motivo de las olimpiadas de invierno, en Educación física les han pedido que hagan un trabajo sobre alguna disciplina deportiva en un contexto de transversalidad, para varias asignaturas. Aitana, con esa sensibilidad especial no se lo ha pensado dos veces y se ha lanzado de cabeza hacia el esquí adaptado.

Se trata de un deporte desconocido para ellos, no solo esta modalidad sino el esquí en sí mismo y todo lo que lo rodea; nunca hemos ido siquiera a ninguna pista, y poder ayudarla con este tema me pilla completamente desarmada. Es gracioso porque ante cualquier solicitud de ayuda por su parte parece que piensa que soy una agencia de marketing online; se ve que el trabajar desde casa y con las redes sociales implica tener un conocimiento absoluto de cualquier tema al instante, estar al corriente de cualquier novedad, poder contactar con cualquier medio, estar presente de manera constante…

Pero no, no es así, de manera que he tenido que ponerme manos a la obra e indagar y gracias a que existe Google he podido encontrar una Guía de tendencias de búsqueda en deportes de invierno 2022. De ahí en cuestión de segundos, me he podido ubicar en cada estación española, para valorar la accesibilidad y no solo eso, encontrar información acerca del esquí adaptado…

 

MODALIDADES DE ESQUÍ ADAPTADO

Según la distintas limitaciones que presentan las personas que lo practican podemos encontrar cuatro grandes grupos:

  • Monoesquí:  la persona debe tener control voluntario sobre su tronco para poder mantenerse erguido. El esquiador se sienta en una silla que va unida a un esquí. El equilibrio y los giros son posibles gracias a la ayuda de dos estabilos (Bastones adaptados con unos esquís pequeños montados en los extremos
  • Biesquí: practicado a menudo por personas que presentan esclerosis múltiple, parálisis cerebral, espina bífida o lesión medular. En el caso de necesitar ayuda existen diversos accesorios para tal fin.
  • Tres huellas:  la practican personas con amputaciones, hemiplejía etc; está conformado por un esquí normal y dos estabilos a los lados.
  • Cuatro huellas: Similar al anterior sólo se utilizan dos esquís.

GHrupo de niños y adultos haciendo Esquí adaptado

BENEFICIOS

La práctica de este deporte tiene numerosos beneficios:

  • La sensación de libertad sin limitaciones al tener los elementos para la práctica adaptados.
  • Aporta fuerza y energía gracias a la adrenalina
  • Mejora la salud mental, combatiendo el estrés y la ansiedad y proporcionando diversión y placer.
  • Ayuda a mejorar la coordinación, la agilidad y la concentración

 

APRENDIENDO A ESQUIAR CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL Y/O AUTISMO

Es posible que niños con autismo y/o discapacidad intelectual aprendan este deporte y se lleva a cabo en la estación de Sierra Nevada, a través de un programa pionero.

La metodología seguida se basa en el autodescubrimiento de cada elemento y cada sensación, de manera que vayan desarrollando sus propias habilidades para, por ejemplo, ponerse las gafas, subir al telesilla, vestirse, etc.

El trabajo es secuenciado y basado en rutinas, como suelen ser los programas educativos destinados a estos colectivos.

Tiene como gran beneficio el poder disfrutar de un entorno natural y de una actividad que proporciona libertad.

También se trabajan las habilidades de socialización mediante el contacto con otros niños, algo que supone todo un reto para ellos.

Por último, se les lleva a una ruptura de rutinas al, por un lado, estar en un entorno diferente al suyo, y por otro exponerse a un entorno cambiante como es la montaña.

 

¿Tenéis experiencia con el Esquí adaptado? ¿Y con la nieve? ¡Os leo!

 

 2,626 total views,  3 views today