Sin duda, uno de mis grandes logros personales de los últimos meses ha sido acabar con el tratamiento farmacológico para la ansiedad. Tras casi un año de medicación pautada diaria llegó ese momento en el que por fin era capaz de gestionar esa sintomatología y mis emociones. Cuento con las herramientas que me permiten afrontar los momentos de dificultad o esos instantes en los que te sientes desbordado con un mayor autoconocimiento y un mayor autocontrol. Llevo a cabo la respiración consciente y, además, tomo una serie de suplementos que en mi caso he adquirido a través de Dietética central, una tienda online que probablemente conozcáis. Mi objetivo final es alcanzar un estado de bienestar físico y mental.

Hace falta mucho trabajo interior para aceptar que padeces un trastorno de ansiedad, porque va acompañado de muchos estigmas. Aunque lo sabes, aunque entiendes la necesidad de normalizarlo y de que no es nada para avergonzarse, el hecho de no poder gestionarlo ocasiona un enorme distrés. Esto hace que se retroalimente una situación de manera constante.

Sin embargo el ritmo diario no deja de ser estresante: niños, casa, trabajo, atender a un menor dependiente… Al final una espiral de agotamiento y nervios que siempre te tienen en la cuerda floja.

Para mantener los logros alcanzados he intentado introducir varios cambios en mis hábitos diarios. Os cuento.

  • Ha reducido el consumo de café y bebidas estimulantes en gran medida.
  • Desconecto de móvil siempre a la misma hora, al menos hora y media antes de acostarme.
  • Trato de organizar mi semana atendiendo a la importancia de cada tarea, entrega, gestión… Y aplicando sobre todo la flexibilidad mental, mi gran asignatura pendiente.
  • Acompaño mis comidas con una serie de suplementos naturales que me ayuden a mantener la calma y el equilibrio.

Siempre he tenido la costumbre de tomar infusiones calmantes por la mañana y tras las comidas. Ahora, al dejar la medicación, por recomendación además de la profesional que me ha estado tratando, he optado por probar con tratamientos naturales para intentar mantener un estado de calma y bienestar a lo largo del día, que puede ser frenético, ¿verdad?

En mi caso encontré una gama de productos pertenecientes a Naturlider profesional que cuenta con muchísimos productos que pueden resultar de ayuda a la hora de conciliar el sueño, favorecer esa sensación de relax y en definitiva ayudar al tan ansiado bienestar. Yo soy de las que busca mil opiniones, contrasta información, se asegura de que se trata de productos seguros, de las que tiendas tienen las garantías… porque creo que como potencial consumidora es lo mínimo.

Es cierto que he probado ni os imagináis la cantidad de productos de este tipo. Mi farmacéutica siempre me comenta que estoy practicamente habilitada para hacer reseña de todos los suplementos calmantes con los que cuentan…no digo más.

Así que he optado por uno en concreto que es una combinación de principios activos como L-Triptófano, magnesio, vitamina B6 y Protizen® entre otros. Este último componente lo desconocía y consiste en una serie de proteínas que ayudan en la disminución de los síntomas de la ansiedad debido a su contribución para reducir la producción de las hormonas del estrés, con un efecto relajante comparable al de muchos ansiolíticos, sin los efectos secundarios propios de los ansiolíticos convencionales. Por cierto, ¡que no he dicho el nombre!: Serenlider.

Es importante recordar que siempre que sintamos que el día a día nos desborda acudamos a profesionales que nos ayuden a gestionarlo y a tratarlo. Y está en nuestra mano cuidar nuestros hábitos e introducir mejoras atendiendo a las necesidades de cada uno.

¿Habéis probado a tomar complementos de este tipo? ¡Os leo!

 

 

 1,773 total views,  29 views today