Voy a comenzar siendo muy clara: la ley PERMITE que durante el estado de alarma se realicen SALIDAS TERAPÉUTICAS para colectivos con Trastorno del espectro Autista, discapacidad intelectual, alteraciones graves de la conducta y otras condiciones, dado que el período de confinamiento puede agravar su sintomatología y diagnóstico. 

Esto viene recogido en el Boletín Oficial del estado con fecha 20 de marzo “Instrucción de 19 de marzo de 2020, del Ministerio de Sanidad, por la que se establecen criterios interpretativos para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.”

Instrucción del Boe que permite las salidas terapéuticas en ele estado de alarma

Instrucción del BOE permitiendo salidas terapéuticas en estado de alarma

Entendiendo que muchas personas por no veros afectadas por estas circunstancias lo desconocíais, ahora ya tenéis la base legal para compartirla o simplemente estar informados.

Así que por un lado ya tenemos claro que hay determinados colectivos que SÍ pueden salir a la calle durante este período de encierro preventivo.

¿POR QUÉ LA LEY HACE UNA EXCEPCIÓN?

Porque hay determinadas personas que dada su capacidad cognitiva y sus características 1) no comprenden por qué deben estar confinadas en sus hogares, 2) no son capaces de adaptarse a esta situación.

¿Qué sucede? Que sus alteraciones de base pueden empeorar llegando a conductas que pueden suponer un riesgo para ellas mismas y para los que con ellos convivien. Crisis, gritos, autolesiones, agresiones, ansiedad…sin las herramientas para gestionarlos porque, además, se han visto privadas de sus terapias, de sus rutinas que la asistencia a sus centros de dsucación especial, terapéuticos, ocupacionales, etc, les proporcionan.

Es un motivo de fuerza basado en los principios de primar la salud y la seguridad de ellos y de los demás.

Así, se entiende que estas salidas terapéuticas, que pueden realizarse caminando o en coche resultan necesarias.

¿QUÉ CRITERIOS DEBEN CUMPLIR?

Como siempre, el sentido común y la responsabilidad deben ir a la base de cualquier actuación más aún en circunstancias tan excepcionales como estas. Se recomienda, y así se entiende, que

  • deben ser excepcionales y necesarias. No todas las discapacidades son iguales por lo tanto tampoco las necesidades
  • durarán el tiempo imprescindible, cuanto más breve mejor
  • cerca del domicilio
  • deben ir acompañados por otra persona de apoyo
  • se debe evitar contacto con cualquier otra persona
  • se debe llevar la documentación acreditativa de la discapacidad por si fuera requerida por las autoridades, así como cualesquiera informes que se consideren de interés
  • y yo añadiría que no estaría de más llevar la copia de la instrucción dado que no todos los profesionales están al tanto de la misma.

Así que ya tenemos por un lado un respaldo por parte de la ley (SE PUEDE), una garantía que proporciona llevar encima los informes, y una serie de normas de prevención a cumplir, como cualquier miembro de la sociedad que deba realizar una salida por fuerza mayor.

En mi caso mi hijo con una discapacidad intelectual del 75% y Autismo severo NO ENTIENDE el concepto de confinamiento, no entiende porqué no puede ir al colegio, ni coger su ruta como hacía hasta hace dos semanas. Tras este tiempo ya sabe que no sale porque no me trae la mochila ni las zapatillas (no es verbal), pero sus alteraciones conductuales han ido incrementándose día tras día. Se golpea, grita, tiene altos niveles de estrés, ha dejado de comer, lanza objetos…

Desde que se aprobó la modificación del RD ha salido todos los día a excepción de dos: uno en el que no le apetecía y otro en el que su estado anímico era muy bueno, estaba relajado y no consideré necesario salir. Porque no olvidemos que cada vez que damos un paso fuera de casa estamos en situación de riesgo, es así.

No salimos porque queremos, salimos porque nuestros hijos, padres, familiares lo necesitan, LO NECESITAN.

Creedme que lo último que deseo ahora mismo es salir de casa y exponerme. Estoy sola con mis tres hijos ya que mi marido se encuentra confinado en Roma. ¿Qué sucederá si yo me contagio? ¿Y si se contagia Rodrigo? ¿Permanecerá solo en una habitación cumpliendo cuarentena? NO ¿Podría yo cumplirla? NO, porque es un gran dependiente.

Este encierro está siendo terrible, durísimo, así que por favor, os lo pido, cuando veáis a dos personas por la calle, NO INCREPÉIS.

No sabéis las circunstancias ni el motivo del porqué van juntas.

Sí, es cierto que hay falta de civismo a veces, lo sé. Lo he visto, creedme. Gente que no respeta esta situación y nos pone en riesgo a todos.

Pero, ¿reamente gritando por la puerta de la casa, por el balcón a una madre o padre que va con su hijo, insultándolos, váis a lograr algo más allá de generar un estrés extra?¿En serio lo creéis??

A mí aún no me ha pasado.

Salgo al anochecer, por el campo, no me cruzo con practicamente nadie, aprovecho diez o quince minutos para sacar a la perra, junto a mi hijo y la basura. Lo hago todo a la vez Y LO HAGO TEMEROSA de encontrarme con alguien que se me pueda acercar y me amenace o insulte. Me siento culpable sin motivo, con una especie de amenaza velada que me sobrevuela tras cada mirada.

¿Creéis que es justo que me tenga que sentir así?

Hay decenas y decenas de llamamientos de familias pidiendo por favor que se pare ya con este linchamiento.

Para eso están las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Y si alguien necesita saber, que se acerque y pregunte, yo no tendré inconveniente en enseñar mi documentación si tanto necesitan que me justifique, de verdad. Pero por favor, que lo hagan sin amenazas y el puño en alto.

Se propone el uso de distintivos azules, pañuelos y prendas para indicar que se trata de colectivo en este caso con Autismo.

Todo lo que sea garantizar la tranquilidad de esas familias es digno de respeto, y espero que esas iniciativas se vayan conociendo.

Por mi parte, seguiré como estoy. No voy a identificarme visualmente y poner un foco sobre mi hijo y mi persona cada vez que salga porque es una necesidad imperiosa, porque la ley me apoya, y porque está sufriendo de una manera que no alcanzáis a comprender si no estáis en sus zapatos. Ya llevo documentación y un pesar encima que cada día de encierro me aplasta más el alma por no saber cómo ayudarlo a estar mejor. Pero esta es mi opinión, repito y respeto siempre para aquellas familias que deciden hacerlo. Es fácil desde la postura de alguien que aún no ha sido insultada como es mi caso.

Durante esos minutos mi hijo sonríe como si estuviera en una fiesta, grita, respira, suelta todo el estrés, toda la frustración. Unos  minutos, breves pero intensos.

Así que por favor, ya que estamos siendo tan solidarios para tantas cosas, ya que aplaudimos a nuestros profesionales, nos ofrecemos, trabajemos la empatía, la contención, la reflexión porque además es el ejemplo que le estamos dando a nuestros hijos, no lo olvidemos.

Espero que con esto entendamos todos que, repitiendo el inicio de este texto, las personas con Trastorno del espectro Autista, discapacidad intelectual, alteraciones graves de la conducta y otras condiciones, pueden realizar breves saidas terapéuticas amparadas por la ley.

 

 

 

 887 total views,  1 views today